Un día para recordar

“Nunca olvidaré una noche en la que me despertaron los gemidos de un prisionero amigo, que se agitaba en sueños, obviamente víctima de una horrible pesadilla. Dado que desde siempre me he sentido especialmente dolorido por las personas que padecen pesadillas angustiosas, quise despertar al pobre hombre. Y de pronto retiré la mano que estaba a punto de sacudirle, asustado de lo que iba a hacer. Comprendí en seguida de una forma vivida, que ningún sueño, por horrible que fuera, podía ser tan malo como la realidad del campo que nos rodeaba y a la que estaba a punto de devolverle.”

De “El hombre en busca de sentido” de Viktor Frankl

Verano de 2001

Acababa de llegar a Auschwitz-Birkenau. Bajo nuestros pies la hierba del mayor campo de exterminio del nazismo. Hierba… en Auschwitz. Cuentan las historias que antaño, en el campo, no crecía la hierba. Tales eran las condiciones alimentarias de los presos, que la hierba del suelo se les antojaba una fuente de alimento incomparable. Ni una brizna de hierba crecía en el suelo de Auschwitz.

Aunque era verano, el frío de Polonia no dejaba de notarse. No pude evitar pensar en como sería vivir cubierta por una sola manga del pijama de recluso en pleno invierno. En un lugar en el que la grasa corporal era un lujo reservado a los soldados de las SS.

Sin embargo, lo peor estaba por llegar. La visita a las letrinas fue espantosa. No resultaba difícil explicarse que enfermedades como el tifus se cobrasen la vida de miles de reclusos. Además de la escasa, casi inexistente alimentación, las condiciones sanitarias dejaban muchísimo que desear. Ana Frank, por ejemplo, era el caso que venía a mi mente.

A ambos lados del barracón se levantaban impresionantes columnas de literas de paja, compartidas por varios reclusos. Los mayores conflictos del campo se generaban por intentar ocupar la litera más alta desde la cual no te caerían las defecaciones de otros reclusos encima, en medio de la noche.

A pesar de ello, a los que no encontraban la muerte trabajando, les esperaba en forma de cámaras de gas o “ducha de bienvenida”. Los no aptos para los trabajos forzados eran engañados y dirigidos a las cámaras. Tal y como cuenta la historia, los soldados nazis llegaban a enloquecer después de disparar a gran cantidad de personas y enterrarlas en fosas comunes. Por ello se vieron obligados a crear las cámaras de gas, sistema de exterminio que permitía mantener la cordura a los soldados ejecutores.

Invierno de 2008

Cientos de historias similares rodean mi visita al sitio más terrible que haya visto jamás. Han pasado 63 años desde que el Ejército Rojo liberase el campo. Y hoy recuerdo como pasaba las noches en vela incapaz de conciliar el sueño, después de haber visto las huellas de lo que pasó.

Hoy, Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto, yo recuerdo a todos los que sufrieron la barbarie nazi. Hoy, creo que es la más importante “memoria histórica” del siglo pasado. Hoy mi voz se une a la de Schwan, Elentir, Hartos de ZPorky y miles de personas más que piden que no se olvide.

De unas pizzas y unas cruces pasadas por agua

Resulta que éstas Cruces en Granada han sido lo más atípico que yo haya visto nunca. Para empezar el tiempo jugaba en nuestra contra. La temperatura oscilaba entre estados de calorín total y frío intenso, de forma que, llevases lo que llevases puesto, te habías equivocado (un optimista diría que siempre habrías acertado… dejo la reflexión para gente más entendida en filosofía que una servidora.) El caso es que, además de una indeterminada temperatura de vez en cuando entraba en escena nuestra amiga la lluvia. Y nuestro amigo “paraguas plegable que no se cómo abrir”.

Naturalmente como consecuencia de todo lo anterior, aderezado con un poco de decreto para establecer zona botellón, la calle parecía propia de una película del oeste. Faltaba la típica bola de paja cruzando. Ni un cutre-altavocillo para que bailásemos unas sevillanas en mitad de la calle.

Así que, optamos por hacer una ruta turística por las cruces más importantes de la ciudad. Visitamos todas las que habían sido premiadas. Casualidades del destino, pasamos por el Campo del Príncipe y Plaza Nueva, antaño los sitios más populares en Cruces. Sitios en los que no se podía ni andar de la gente que había. Y de nuevo, imagen desértica.Total, que al final acabamos extrayendo de nuestros bolsillos el pase para la Kapital del que antes nos habíamos reido tanto “¿cómo pretende una discoteca hacer algo el día de la Cruz?”. Pues hicieron el agosto. El día acabó siendo igual que un viernes cualquiera… pero con cruces en las calles.

Aunque, dicho sea de paso, yo me lo pasé bastante bien. Una vez encontramos sitio para almorzar (tarea harto complicada que no voy a detallar) estuvimos recordando viejos tiempos entre pizzas y pan de ajo. Recordamos lo buenas que éramos en clase en los tiempos del colegio… estuvimos viendo las fotos de los cadáveres del laboratorio de los colegas médicos a la hora del almuerzo. A punto estuve de enseñarles, en venganza una biopsia de mi ordenador de sobremesa… pero me contuve, que soy buena gente. Total, que al final lo que cuenta es la compañía, aunque el ambiente general esté de capa caida.

Al final de la jornada habíamos aprendido a bailar sevillanas bajo la lluvia por decimonovena vez en mi vida (todas las Cruces y Corpus aprendo de nuevo…), habíamos organizado una fiesta en casa de una anfitriona que se negó, habíamos topado con unos travestis vestidos de gitanas y helados de frío y habíamos determinado la moda de éste año: vestido de gitana y anorak de plumas encima. Un día de lo más provechoso.

Publicado en Religión. 7 Comments »

Una misa clandestina en Arabia

Tras un largo periodo de descanso de ordenador post-practicas de Señales Aleatorias, dí un paseo por algunos de los blog de Elentir y de El Cerrajero. Me resultó de lo más conmovedor encontrarme con el enlace a un blog de un cristiano en Arabia Saudí. Se nos relata la ceremonia clandestina del Domingo de Resurrección.

Es espeluznante ver lo que se juega la gente en un país que prohibe las iglesias. De obligada lectura.

Os dejo el enlace al blog:

In partibus infidelium

Post en el blog de Elentir

Post en el blog de El Cerrajero

Publicado en Religión. 16 Comments »

Semana Santeando (parte IV)

Aprovecho que estoy en las prácticas de Electrónica Analógica para contaros las impresiones de ayer, Domingo Santo.

Como balance final de la Semana Santa, deciros que he podido asistir a todas las procesiones que han salido en Granada, con la única excepción de “los Facundillos” que salía ayer por la mañana. Mi excusa es que estuve la noche anterior en la Vigília Pascual y no había narices a despertarme a la mañana siguiente.

Pero las que salieron el domingo por la tarde no se me pudieron escapar. Primero ví la de mi antiguo colegio “Regina Mundi”. Nunca he sido muy fan de los Resucitados, pero sí que ha sido bonito verlos. Me gustó como se buscaba transmitir alegría, lo que contrasta con el objetivo de todas las demás. Especialmente entrañables fueron los campanilleros. Todas las madres al lado dando instrucciones precisas “tocad las campanas…”. Sacaron dos pasos. La Virgen llevada por costaleras y el Cristo llevado por costaleros. Me encontré con una conocida del colegio que salía de costalera. Y la verdad es que tiene mérito, porque los pasos de los Resucitados son inmensos.

Después pude ver la salida de la catedral del tercero y último de los resucitados de Granada: “el Triunfo”. Estas cofradías son aún muy recientes, y eso se ve en el manto de la Virgen, aún sin bordado. Pero la verdad es que la salida fué espectacular. El giro era muy ajustado, calculado al milímetro. Esos pasos también eran bastante grandes. De hecho es que dados los recorridos que siguen, no tienen demasiados problemas de estrechez. Y por eso los giros son particularmente espectaculares. De esta cofradía me resultó curioso ver las mantillas de las camareras (he perdido todo el glamour para evitar decir “las mantillas de las mantillas”) que eran completamente blancas.

Fué una jornada bastante agradable. Y hay que reconocer el mérito de los que procesionan en los Resucitados puesto que, al día siguiente es laborable. Y a mi ya me ha costado bastante trabajo salir de la cama…

Por último deciros que esta semana va a ser algo estresante para mi. Tengo que hacer un examen el miercoles y acabar prácticas de tres asignaturas, así que os pido disculpas por las muy posibles ausencias 😦 . Es lo que tiene la vida del estudiante.

Publicado en Religión. 6 Comments »

Semana Santeando (parte III)

Trístemente, la Semana Santa de este año en Granada ha dado para poco (apenas 3 posts).

Pero ayer, Sábado Santo pudo salir la cofradía más bonita de toda la Semana Santa (y no lo digo porque sea la mía 😛 ). La Virgen es la más preciosa y verla salir de la Alhambra es todo un espectáculo. Los hábitos de los penitentes con sus bordados son de los más cuidados de Granada. Incluso Federico García Lorca tuvo la suerte de compartir cofradía conmigo. Sí, habeis acertado, me estoy refiriendo a Santa María de la Alhambra.

Vengo saliendo ya varios años de mantilla (y digo mantilla porque parece bastante más glamouroso que decir “camarera”). Pero este año no pude hacer la estación de penitencia. Cosas de la fiebre. Así que acabé aprovechando la ocasión para poder ver la procesión al completo en el lugar más emblemático: la Alhambra.

Y allí que nos colocamos. En medio de los jardines. Y como la cuesta baja en forma de Z, pues pudimos verla pasar dos veces. Espectacular. Y es que hay que reconocer que es un verdadero mérito de los costaleros conseguir que la imagen pase por las puertas de la Alhambra. O la bajada y subida de toda la cuesta hasta la iglesia.

Esta cofradía ha tenido bastante público siempre, y este año no ha sido distinto. Se hacía muy necesario conocerse los caminillos ocultos de la Alhambra para poder circular con una mediana fluidez. La calle estaba llena de gente. Me llamó la atención que Plaza Nueva ya estaba completamente llena casi a una hora de que saliese la cofradía.

La verdad es que la salida desde la Alhambra es muchísimo más espectacular que la que nos veíamos obligados a hacer desde la catedral. Desde el año pasado ya podemos bajar desde nuestra iglesia. Ya sí que se dejan notar los taconcillos.

Finalmente dimos un paseo por una de las heladerías más populares de Granada: Los Italianos. Cuya especialidad más celestial es el heladito de limón en su cucurucho… no hay palabras…

Bueno, si no surge nada espero poder salir el año que viene. Podeis iros preparando, porque no pienso tolerar que se lo pierda nadie. :mrgreen:

Publicado en Religión. 13 Comments »

Semana Santeando (parte II)

Después de varios días, parece que la lluvia decidió darnos una tregua el Viernes Santo.

No tardamos, esa tarde, en aparecer en las calles granadinas en busca de las cofradías del día. Todo estaba lleno de gente que, como nosotros había esperado impacientemente que terminasen las inoportunas lluvias que nos aguaron la mayor parte de la Semana Santa.

La primera de las procesiones que vimos fué la de “los Ferroviarios” (evidentemente, tiene un nombre de tipo kilométrico que no alcanzo a saber) que incluye dos pasos. Me llamó la atención la especie de caos en medio del que procesionaban. Hacían pausas milenarias por problemas en el recorrido. Como algunas cofradías retrasaron su salida ante la amenaza de lluvia, existía peligro de cruces.

Detrás llegaba la cofradía de “los Favores” que procesionaba dos pasos. La vimos en una estratégica esquina para observar perfectamente el giro del paso. Llama la atención los complementos que utilizan, como lámparas en lugar de velas. Los pasos son de los más espectaculares de la noche. La calidad de las figuras es asombrosa. Se trató de una procesión muy organizada. Una amiga de mi madre que iba en la procesión, nos enseñó algunas curiosidades del paso.

Luego observamos una cámara de televisión en la catedral. Rápidamente concluimos que si la tele estaba allí es que era un sitio de los buenos. Total que allí nos emperchamos durante más de media hora a la espera de que hiciese su aparición el “Santo Entierro” cofradía que yo aún recordaba de mi más tierna infancia. Estuvimos la mayor parte del tiempo echando a hábiles turistas que se nos plantaban delante a última hora. Hasta que llegaron unos japos que con la tontería de que no entendían el idioma se nos plantaron justo delante. ¡Mas de media hora allí de pie pasando frio! Al final pudimos disfrutar de la procesión en primera fila. Casi comiendome la esquina de los pasos en cada giro. Fué genial.

El frío era casi insoportable. Pero no desfallecimos. La última cofradía que nos quedaba por ver era “la Soledad”. Es una de las curiosidades de la noche. Va precedida por los personajes más populares, las llamadas “Chías”. Visten con una especie de tocado con plumas en la cabeza. Son cuatro y tocan dos fanfarrias y dos tambores. Son las encargadas de anunciar que Jesus ha muerto. La gente les grita “chía toca”, “chía fea” y demás. Van seguidas de penitentes y mantillas. Un Cristo rodeado de romanos y llevado por cuatro penitentes iba detrás. Era una recreación bastante fiel de la muerte del Señor. Cerraba la procesión un paso. El de la Virgen de la Soledad. Le cantaron una breve saeta antes de entrar en la catedral.

Las dos procesiones anteriores llevaban romanos con llamativos rasgos sudamericanos. Me pareció gracioso. Ningún romano de éste lado del océano. Eso son romanos internacionales y lo demás son tonterías.

La única cofradía que se quedó sin salir fué la de “la Expiración” (o “los Escolapios”) .

Para acabar, víctimas del terrible frío (prefiero no imaginarme como iban los pobres que procesionaban) acabamos en una churrería de Bibarrambla. Es que, unos churros acompañados de chocolate caliente son el mejor antídoto contra el frío. Y puedo presumir de que todo el que lo prueba coincide conmigo.

Publicado en Religión. 4 Comments »

Semana Santeando

Parece que el mal tiempo nos ha estado esperando. El pasado domingo no tuvimos procesión alguna. Fue una jornada bastante triste. Acabamos visitando las figuras en sus iglesias y dando un largo paseo por Granada. No nos encerramos demasiado tarde porque el tiempo no invitaba demasiado.

Pero ayer… ayer sí que sí. Cinco procesiones y todas en la calle. Aunque “El Trabajo” apenas sí se asomó fuera del templo y se volvió a encerrar. Finalmente no llovió, pero hacía un frío que pelaba. Me vais a permitir que siga usando los nombres coloquiales que les damos aquí, porque, si por algo se caracterizan todas la procesiones de esta tierra es por la longitud de sus nombres. Bueno, al grano, en la calle aparecieron: “El Trabajo”, “Dolores”, “Rescate”, “El Huerto” y “San Agustín”.

Intentamos alquilar varias sillas, pero cuando nos informaron de su “módico” precio (6 eurazos cada una) no tardamos en alejarnos del lugar de los hechos.

Vimos cuatro de cinco, que tampoco está tan mal para el frío que hacía. Creo que eso ya me vale de penitencia, por lo menos hasta los exámenes. Primero ví “Dolores”, aunque, desgraciadamente sólo llegué a tiempo de ver pasar a la Virgen. Con eso casi se puede decir que ví tres cofradías y media, así para no mentiros. Me llamó la atención la cantidad de seguidores que tiene. Después llegó “El Rescate” que, para mi gusto era una de las mejores imágenes que procesionan el Lunes Santo. Detrás tocó “El Huerto” con su olivo auténtico seguido por el caballero de la escalera. Y la que más me gustó, tanto por su imagen como por la solemnidad de todos los miembros de la cofradía fué “San Agustín”. Que me perdonen los Semanasanta maníacos, pero nunca antes la había visto. Y verdaderamente me impresionó. Además, nos regalaron una levantá lentica (de las que duelen).En fin, que llegué a casa orgullosa de haber aprovechado bien una tarde. Tardé alrededor de hora y media en entrar en calor, pero sinceramente, mereció la pena.

Publicado en Religión. 6 Comments »