Un día para recordar

“Nunca olvidaré una noche en la que me despertaron los gemidos de un prisionero amigo, que se agitaba en sueños, obviamente víctima de una horrible pesadilla. Dado que desde siempre me he sentido especialmente dolorido por las personas que padecen pesadillas angustiosas, quise despertar al pobre hombre. Y de pronto retiré la mano que estaba a punto de sacudirle, asustado de lo que iba a hacer. Comprendí en seguida de una forma vivida, que ningún sueño, por horrible que fuera, podía ser tan malo como la realidad del campo que nos rodeaba y a la que estaba a punto de devolverle.”

De “El hombre en busca de sentido” de Viktor Frankl

Verano de 2001

Acababa de llegar a Auschwitz-Birkenau. Bajo nuestros pies la hierba del mayor campo de exterminio del nazismo. Hierba… en Auschwitz. Cuentan las historias que antaño, en el campo, no crecía la hierba. Tales eran las condiciones alimentarias de los presos, que la hierba del suelo se les antojaba una fuente de alimento incomparable. Ni una brizna de hierba crecía en el suelo de Auschwitz.

Aunque era verano, el frío de Polonia no dejaba de notarse. No pude evitar pensar en como sería vivir cubierta por una sola manga del pijama de recluso en pleno invierno. En un lugar en el que la grasa corporal era un lujo reservado a los soldados de las SS.

Sin embargo, lo peor estaba por llegar. La visita a las letrinas fue espantosa. No resultaba difícil explicarse que enfermedades como el tifus se cobrasen la vida de miles de reclusos. Además de la escasa, casi inexistente alimentación, las condiciones sanitarias dejaban muchísimo que desear. Ana Frank, por ejemplo, era el caso que venía a mi mente.

A ambos lados del barracón se levantaban impresionantes columnas de literas de paja, compartidas por varios reclusos. Los mayores conflictos del campo se generaban por intentar ocupar la litera más alta desde la cual no te caerían las defecaciones de otros reclusos encima, en medio de la noche.

A pesar de ello, a los que no encontraban la muerte trabajando, les esperaba en forma de cámaras de gas o “ducha de bienvenida”. Los no aptos para los trabajos forzados eran engañados y dirigidos a las cámaras. Tal y como cuenta la historia, los soldados nazis llegaban a enloquecer después de disparar a gran cantidad de personas y enterrarlas en fosas comunes. Por ello se vieron obligados a crear las cámaras de gas, sistema de exterminio que permitía mantener la cordura a los soldados ejecutores.

Invierno de 2008

Cientos de historias similares rodean mi visita al sitio más terrible que haya visto jamás. Han pasado 63 años desde que el Ejército Rojo liberase el campo. Y hoy recuerdo como pasaba las noches en vela incapaz de conciliar el sueño, después de haber visto las huellas de lo que pasó.

Hoy, Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto, yo recuerdo a todos los que sufrieron la barbarie nazi. Hoy, creo que es la más importante “memoria histórica” del siglo pasado. Hoy mi voz se une a la de Schwan, Elentir, Hartos de ZPorky y miles de personas más que piden que no se olvide.

Dichosos exámenes

Pues sí, a pesar de que intento conectarme lo más posible me encuentro en esa época horrible: los exámenes. No existe dolor comparable al que me produce en estos momentos pensar en lo que se me viene encima.

Pero mientras preparo las ingentes cantidades de café precisas para estos días, me he topado con una noticia que, a pesar de no ser nada reciente, es de interés general. La posteo porque me preocupo por vosotros:

Os dejo el enlece de otro blog que se hace eco de la noticia aquí.

Así que ya sabéis, hay que cuidarse. No estudieis demasiado que no es bueno. Yo, por mi parte, me voy despidiendo esperando poder empezar a postear de nuevo en breve.

Copiando que es gerundio

Hace hoy diez años Apple sacó a la venta un ordenador para uso doméstico. Su novedad radicaba en que seguía la filosofía que se ha bautizado como “all in one”. O sea, todo el ordenador se encuentra en la pantalla. Se pretende con esto quitar la torre y eliminar la maraña de cables imposible de dominar que acompaña a todo sobremesa.

Mucho tiempo ha pasado desde entonces. La criaturita de Apple es conocida como iMac. Ya han visto la luz siete modelos diferentes. Y nunca dejaron de tener gran éxito en el mercado. Hasta el mismísimo Doctor House diagnostica con un iMac Core 2 Duo de segunda generación. Un decenio después han empezado a surgir modelitos “all in one” de la competencia.

Aquí tenemos un Dell XPS One, un Gateway One, un Sony Vaio LT19U y un iMac ¿Qué tienen en común estos cuatro ordenadores?

Exacto, todos siguen el estilo “all in one”. Y aunque se lleve decir que los Macs son para los ricos, conviene recordar que todos los modelos anteriores parten de los 2000€, salvo el iMac, que parte de los 1200€ (he redondeado los precios al alza, hay un error de algunos euros).

No es de extrañar que los nuevos modelos de Apple se mantengan en absoluto secreto. No será hasta el 15 de Enero cuando se presentarán las novedades de la empresa californiana. Según los rumores los nuevos iMac podrían incluir lectores híbridos BluRay-HDDVD, en los que Apple lleva trabajando algún tiempo.

Como reza el dicho popular: “Si nos copian es que les gusta lo que hacemos”.

Yo, por mi parte, me inclino por el modelo de Apple, tanto por su precio como por aquello de que no trae Windows, pero siempre se agradece que haya algo de competencia en el sector.

Un mundo sin fin

Sí, hace escasos dos días que me terminé la última creación de Ken Follet, aunque algunos la conoceréis mejor como la continuación de “Los pilares de la tierra”. Parece ser que el libro ha sido todo un éxito en ventas, superando, incluso la marca de Harry Potter. Una vez terminado, no puedo evitar dedicarle unas letras.

En primer lugar, decir que no hay demasiada continuidad con el anterior libro. Apenas unas menciones a los antiguos personajes y el lugar de desarrollo, la ciudad de Kingsbridge. Supongo que la mayoría sabréis que “Los pilares de la tierra” se encuentra entre mis libros favoritos y, tras haberlo leído cinco veces, se mantiene en la lista.

Es obvio que el predecesor de “Un mundo sin fin” había dejado el listón bastante alto. Sabiendo eso traté de no ser demasiado exigente. Sin embargo, creo que se deja leer, pero no es para nada un imprescindible. La lectura se hace lenta en ocasiones y se agradece la llegada de la epidemia de la peste que, por lo menos, da cierto dinamismo al libro.

Supongo que uno de sus puntos negativos es la época elegida. Mucho se ha escrito sobre la famosa epidemia de la peste y, además, mucho mejor. En concreto me viene a la mente la saga de Ellis Peters de “Fray Cadfael, el monje detective”, cualquiera de los libros de esa serie me transmitió más que “Un mundo sin fin”. La ventaja de “Los pilares de la tierra” era que se distanciaba bastante de todo lo que se había escrito antes (o por lo menos todo lo que ha llegado a mis manos).

Las líneas maestras que definen a los personajes recuerdan a las de “Los pilares de la tierra”. He de decir que, a diferencia de su predecesor, este libro ha escondido tan solo dos momentos verdaderamente emotivos para mí. ¿Alguien se aventura a adivinarlos?

Lamento no poder decir mucho más, pero no quiero comentar más de lo necesario por si existe alguien que esté interesado en leer “Un mundo sin fin”. O su predecesor, aunque no concibo vivir sin haber leído “Los pilares de la tierra”…

Publicado en Literatura. 11 Comments »

Queridos Reyes Magos:

Este año he sido una niña muyyyyy buena. Vale, reconozco que he frecuentado la cafetería en horas lectivas, que mi carnet de la biblioteca está por estrenar y que esta navidad he huido de los apuntes como si portasen algún tipo de enfermedad contagiosa incurable. Pero vamos… seguro que vosotros también habéis tenido veinte años…

Dejaré deseos como la paz mundial para que las supermodelos tengan algo que decir en sus entrevistas. Me dedicaré a peticiones más mundanas, aunque no por ello menos importantes.

En primer lugar desearía que este fuese el año que, por fin, cambiase de coche. Quince años con el mismo, igual son muchos. Pero no os preocupéis, no exijo puntualidad absoluta, no tiene porqué llegar el día 5. Supongo que necesitaréis algún tiempo para apañaros con las primeras letras. Es suficiente con que cualquier mañana baje a coger el coche y me encuentre ante un hermoso modelo nuevo de color no blanco.

Segundo: considero vital ser poseedora de una raqueta de pádel. Como no llegaré a estrella de ese deporte, una de nivel principiante sería suficiente. Me decanto por la marca “Wilson”, pero se aceptan sugerencias.

Por último cualquier sorpresita de tipo académico será bienvenida. Con eso me refiero al típico examen que nunca creías que aprobarías hasta que te enfrentas al tablón y piensas: “Adoro a mi profesor de (introducir matriz de nombres de asignaturas)”.

Creo que eso es todo. Espero cazar centenares de caramelillos en la cabalgata de mañana, cuando os vea venir. Sin duda me servirán para endulzar las mañanitas de estudio pre-exámenes. Deseo también, felicidad para los amigos; códigos que compilen a la primera para los informáticos; wifis que se arreglen solos para los telecos y salud, dinero y amor para todo el mundo.

Tres grandes besos.

Publicado en Otros. 7 Comments »