Reflexiones bajo un flexo (parte I)

Si tuviese que definir las prácticas diría que son esa cosa que te lleva cientos de horas, casi la mayoría de tu tiempo.

Una característica fundamental de las prácticas es que el 99,9% son para entregar con fecha límite el día del examen, con lo cual, la época de hacer prácticas coincide con la época más tranquila de la vida de un estudiante “la época de los exámenes”.

Existen varios tipos de prácticas: en primer lugar tenemos la típicas prácticas sencillas, que dices “ya está, si esto con lo que me da el profesor ya está hecho” y que acabas dejando para el último día porque una cosa tan sencilla no debe tomar demasiado tiempo. Hasta que llega el día que te sientas a hacerlas y descubres, con desesperación que, aunque sencillas eran inmensamente largas, y que has dejado tan poco tiempo para hacerlas que lo mismo ni puedes entregarlas… pero entonces significaría que la asignatura está suspensa… con lo que entras en la fase “noches sin dormir”.

Hay otro tipo de práctica aún más temibles que las anteriores. Es el grupo de las “prácticas imposibles”. La reacción ante estas prácticas es siempre la misma. Te las lees primero por encima, para descubrir que no tienes ni idea de como se hace eso. Luego pasas a leertelas en profundidad, muy detalladamente, y descubres que, en efecto, es imposible que tú sepas hacer eso. Tras hablar con media clase descubres que nadie sabe como hacerlas. Entonces dices: “bah, esto lo dejo yo para otro día, seguro que alguien de tercero las tiene hechas, eso voy y se las pido y arreglado” Pero, como siempre, al final acabas descubriendo que los de tercero habían hecho unas prácticas distintas. Pues claro, un profesor lo bastante original como para pensar unas prácticas tan sumamente rebuscadas es lo bastante original como para inventarse unas distintas cada año. Con lo que entras en la fase “noches sin dormir”

En definitiva, las prácticas no son más que eso que vale uno, o como mucho, dos puntos de los diez totales de la asignatura, que consume más tiempo del que tienes y que, aunque no valgan para nada, es imposible aprobar si no se hacen.

Sí, habéis acertado, estoy haciendo prácticas y estoy en la fase “noches sin dormir”.

Publicado en ETSIIT. 7 Comments »

7 comentarios to “Reflexiones bajo un flexo (parte I)”

  1. Agnetem Says:

    Eso pasa por quedarse viendo la ceremonia de los Oscar hasta las mil y tantas. ¿O estabas también haciendo prácticas esa noche?😛

  2. patitofeo Says:

    Jajaja! Tu es que esperas mis post atentamente nada más que para meterte conmigo! Pues menos mal que a ti no se te ha ocurrido hacerte un blog, que ibas a ver…😆

  3. Agnetem Says:

    ¡Exacto! Esa fue una de las razones que me determinaron a no hacerlo: escabullirme de tu control:mrgreen:

  4. Elentir Says:

    Patitofeo, haz como yo: no es que uno sea raro o desgraciado por trasnochar. Simplemente, al mundo le ha dado por tener un horario diferente al mío y no disfrutar de las estrellas. Qué raros son…😉

  5. patitofeo Says:

    Sí, llevas toda la razón. Lo que pasa es que tu no tienes a tu madre vigilándote todo el día😆

  6. Agnetem Says:

    ¡Vaya! Ya se ha descubierto quién es tu madre, Patitofeo.😛

  7. patitofeo Says:

    Despiste!!! Olvidad los dos últimos comentarios!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: