go SIMO!

Con apenas 2 horas de sueño me encaminé, a eso de las 4 a.m. al lugar donde habíamos quedado.
Los rios de alcohol empapaban la calle y los pies se le pegaban a una al suelo. Un frío que calaba los huesos y una de esas situaciones en las que vas como “ciego” y no distingues nada más allá de tus narices.
A punto estuve de largarme maldiciendo si no fuese porque Marga me divisó y gritó mi nombre.
Pos allí estabamos todos. De pié y acordandonos en toda la familia de la delegación de alumnos.

Con una hora de retraso apareció el bus.
Pablito y yo compartiamos asiento. Hasta que una rara de la delegación de alumnos vino a echar a mi compañero de bus.
El caso es que sobraban dos personas y no se les ocurrio echar a otro.
“A la hora de cobrar si que salian las cuentas”, “¿Cómo que organiza esto gente que no sabe ni contar?”
Y otros incisivos comentarios hasta que se cerraron las puertas del bus, eso sí, con todos nosotros al completo.

Sentía un leve ardor en la garganta nada más llegar a Madrid. El caso es que ya componiamos la asociación de roncos 3 personas (los -33º del bus acabaron pasando factura). Pero poco importaba. Estabamos en el SIMO y nos daba lo mismo dejarnos la voz allí.

Una de las cosas más impactantes sin duda fué “el túnel del tiempo” una de las mayores colas de todo el SIMO, la gente hablando maravillas de ese portal y tres azafatas y el inolvidable CiberManolo franqueaban la entrada… Dani, se ocupó de hacer imborrable ese y otros momentos!

Mención también a la casa domótica, la simulación de puenting y, como no, a la estrella de la feria:

Los WURLIES esos gusanillos “con truco” que me trajeron por la calle de la amargura mientras me estuve acordando. digamos que podría haber pagado 80 chicles con lo que me sablaron por esa… ese… cosa peluda a la que se le caían los ojos! Marga al menos tuvo más suerte y pilló un masajeador!

Estuvo bien la bebida colectiva de Helio (aunque no solucionó mi ronquera del día). Al final dejamos la feria cada uno con su globillo tan contentos y cargados de revistas hasta las cejas.

Vuelta al bus y comparación de resultados. La peña volvía rica (yo, en cambio, no tuve tanta suerte, me echaron hasta de la cola del USB)

Una de las cosas que más me gustó fué la vuelta en bus con la peñilla de 3º de teleco riendonos y hablando (yo hacia el final gesticulando) de temas varios. Y es que un Marcos sonámbulo, un par de canciones frikis de teleco y una mascota de nombre Mosfetín… dan mucho de que hablar.

Anuncios
Publicado en ETSIIT. Leave a Comment »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: