Hitleritos Redivivos

… es el título del artículo publicado en el periódico “Granada Hoy” de ayer por Ángel Esteban, amigo de mis padres. Siempre que publica algún artículo mi madre me lo da a leer porque son de lo más interesantes.

El tema sobre el que trata este artículo lo había abordado Crispal en su blog con gran profundidad. Como creo que es de máxima importancia que éstas cosas se sepan y se divulguen, he decidido escribir este post.

Sin más, os dejo con el artículo en cuestión.

Hoy nadie aprobaría ese pedazo de la historia cuyo protagonista se llama Hitler. Sin embargo, si procedimientos similares los utilizan instituciones ligadas a Harvard (namber guan cuyo prestigio lo justifica todo) en nombre de la ciencia (palabra mágica ante la que hay que agachar la cabeza), el progreso (falacia más mágica que enmascara a veces las mayores hipocresías) y el estado de bienestar (sintagma perspicuo, eufemismo de “que se jodan los demás”), ya nadie se escandaliza. O casi nadie. Muy poco comprometido era Roberto Carlos (el cantante, no el futbolista), cuando dijo: “Yo no estoy contra el progreso si existiera un buen consenso”, porque hay cuestiones en las que no es posible el consenso. Lo de Hitler es injustificable, se vote sí o se vote no, como lo que voy a contar a continuación.

En el periódico The Boston Glove, del 10 de agosto de 2007, aparece una noticia, firmada por Carey Goldberg, en la que se da cuenta del sistema de eufemística “interrupción del embarazo” de 20 o más semanas, en tres hospitales de Massachussets ligados a la universidad namber guan. Como el feto en ese momento ya está absolutamente formado y todas sus funciones vitales son perfectas (mejores que las tuyas y las mías, sin dioptrías ni almorranas), para evitar que salga vivo e impresione, y obligue además a matarlo fuera de la madre, le propinan, antes de sacarlo, una inyección letal que tiene exactamente las mismas características que la que se inflige a los condenados a muerte en ese país.

Yo quisiera que, con la mano en el corazón, el hombre o la mujer más abortista del planeta me dijera qué nombre ponerle a esa acción. He visto muchas películas de judíos sacrificados, de atentados del IRA, la ETA o Al Qaeda, de guerras civiles, mundiales, y me pregunto: ¿Por qué, cuanto más sabe el hombre sobre cómo mejorar y alargar la vida, utiliza los mismos conocimientos para quitarla? ¿No será que lo que ocurre es que el hombre, cuanto más sabe, más se cree que puede hacer lo que le dé la gana, sin ningún tipo de restricción ética o de sentido común? Es cierto que el conocimiento amplía la libertad: cuanto más se sabe sobre algo, mejor se puede elegir. Por eso, el que hace la ley hace la trampa. Esta máxima, si se aplica al dominó o al fútbol, no deja de ser una picardía inocentona. Pero cuando están en juego millones de vidas humanas, el problema rebosa gravedad. Que se lo digan a los judíos de la 2GM, a los armenios, a los palestinos y a los exniños de esos hospitales de Boston. Y que no se enteren, porfa, en la Moncloa, vayamo a poyiya.

Agradecer a Crispal el haber abordado el tema y a Ángel Esteban el haberme permitido publicar su magnífico artículo. Ojalá logremos hacer reflexionar a quienes se siguen escudando en eufemismos para promover el asesinato.

5 comentarios to “Hitleritos Redivivos”

  1. Elentir Says:

    Tal vez por eso los abortistas se sienten incapaces de responder con argumentos a una verdad tan sangrante como ésta, y tal vez por eso se limitan, por lo general, a descalificar a quien se atreve a poner en duda los dogmas del abortismo.

    Desde luego, es una vergüenza que después de tantos siglos de avances en las libertades y en la defensa de la vida, la Humanidad haya llegado a un momento en el que otorga más protección a cualquier cachorro canino que a un ser humano en edad prenatal. Es de locos.

  2. Valea Says:

    Patitolindo;

    esta mañana me enviaron este mismo artículo por mail. Ciertamente me pareció muy bueno, sobre todo por llamar al pan pan y al aborto por su nombre.

  3. Crispal Says:

    Muchas gracias, Patito (de feo nada, que ya he visto fotos), por tu entrada y por mencionarme. A ver si nos animamos todos a contar estas cosas en nuestros blogs. Gota a gota crearemos un océano que puede hacer cambiar poco a poco el estado de opinión sobre esta vergüenza.

  4. Ewain Says:

    Es, desde luego, uno de los más dolorosos y sangrantes “avances científicos”.

    Y lo peor es que muy poquita gente se siente ofendida o ni siquiera afectada por éste holocausto.

    Gracias a Ángel Esteban, a Crispal y a Patito por su labor que ojalá remueva algunas conciencias.

  5. erMoya Says:

    Sin comentarios…

    Yo estoy a favor del aborto pero bajo una estrictísimas condiciones que, por supuesto, el caso del articulo excede con creces.

    Y no creo que el progreso en sí mismo sea una falacia, pero si que se usa como excusa para defender cosas inexcusables.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: