Hannibal, el origen del mal

Considero la figura de Hannibal Lecter, como poco interesante. Es un tipo de antiheroe que en ocasiones consigue provocar simpatía. Y no tengo más remedio que decir “en ocasiones”, porque no es el caso de ésta película. Pero no quisiera precipitarme. Antes, como ya es costumbre, pongámonos en situación.

La película trata de relatar los hechos más importantes de la juventud e infancia de Hannibal. La historia se desarrolla en Lituania. Hannibal, huérfano de guerra, se encuentra encerrado en un orfelinato soviético, donde tiene que defenderse de las novatadas de sus compañeros y rebelarse contra la jerarquía. Consigue escaparse del Telón de Acero y viaja hasta las afueras de París, Francia, donde vive un tío suyo; el único familiar vivo que le queda. Sin embargo, allí está para darle la bienvenida al hogar la viuda japonesa de su tio. Iniciada ya su carrera de medicina se comienza a obsesionar con los recuerdos de la guerra.

El actor que interpreta a Hannibal (Gaspard Ulliel) se enfrentaba a un reto bastante dificil. Sustituir al carismático Anthony Hopkins. Finalmente realiza un papel, en mi opinión calificable solo de bueno. No llega a estar a la altura de las circunstancias. Yo le veo poco expresivo en ocasiones. Lady Murasaki (interpretada por Gong Li) hace un papel bastante mejor. Para no alargarme terminaré refiriendome a Dominic West (a quien corresponde el papel de Inspector Popil) quien, con un solo gesto logra transmitir la desconfianza o estupor por el personaje de Hannibal. Pero, en general he de reconocer que el reparto no ha podido estar peor elegido.

Quienes, como yo sean fans de la serie televisiva “Roma” seguramente habrán reconocido a Kevin McKidd (vamos, Lucio Voreno); al principio no lo creía, pero me resultó una sorpresa agradable. Es un actor muy prometedor.

En general decadencia en el reparto y en la dirección. ¿Cómo puede sustituirse al legendario Ridley Scott (anteriores entregas) por Paul Weber? No hay color…

Ningun parecido con las tres anteriores entregas de Hannibal Lecter. Ni se llega a la misma trayectoria de la trama. Si en las escenas no se dice el nombre de Hannibal, nadie diria que se trata de él. Los que sean fans de “El Silencio de los Corderos” y similares abstenerse de verla ya que pueden caer en la decepcion.

Mi puntuación: 5,3 sobre 10

Publicado en Celuloide. 3 Comments »

3 comentarios to “Hannibal, el origen del mal”

  1. El Cerrajero Says:

    No he visto la película y no pienso verla.

    Por las críticas que he leído y sacando la media creo que tu puntuación es extremadamente generosa.

    Las secuelas de las obras maestras son tan dañinas que acaban fastidiando a la propia y primitiva obra maestra. ¿Te imaginas una película sobre la infancia de Rick Blaine?

    Disfruté con ‘El silencio de los corderos’ y a pasar página.

  2. Elentir Says:

    Yo fui a verla hace unas semanas, y ni siquiera me quedaron ganas de escribir una crítica sobre ella en mi blog… No la considero tan mala, pero entre que las interpretaciones no son para tirar cohetes y la historia es más bien desagradable, en fin…

  3. Agnetem Says:

    Pues ya nos hemos ahorrado una tarde de cine. Pensábamos ir a verla mañana sábado, asi que cambiaremos por algún estreno de hoy.

    Una amiga está empeñada en ver Muertes de Risa, pero a mi no me hace especial ilusión. Ya veremos…


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: