Presentaciones

Oh! Carol la camarera, Simon el maricón.

“Mejor Imposible”

Publicado en Citas. Leave a Comment »

go SIMO!

Con apenas 2 horas de sueño me encaminé, a eso de las 4 a.m. al lugar donde habíamos quedado.
Los rios de alcohol empapaban la calle y los pies se le pegaban a una al suelo. Un frío que calaba los huesos y una de esas situaciones en las que vas como “ciego” y no distingues nada más allá de tus narices.
A punto estuve de largarme maldiciendo si no fuese porque Marga me divisó y gritó mi nombre.
Pos allí estabamos todos. De pié y acordandonos en toda la familia de la delegación de alumnos.

Con una hora de retraso apareció el bus.
Pablito y yo compartiamos asiento. Hasta que una rara de la delegación de alumnos vino a echar a mi compañero de bus.
El caso es que sobraban dos personas y no se les ocurrio echar a otro.
“A la hora de cobrar si que salian las cuentas”, “¿Cómo que organiza esto gente que no sabe ni contar?”
Y otros incisivos comentarios hasta que se cerraron las puertas del bus, eso sí, con todos nosotros al completo.

Sentía un leve ardor en la garganta nada más llegar a Madrid. El caso es que ya componiamos la asociación de roncos 3 personas (los -33º del bus acabaron pasando factura). Pero poco importaba. Estabamos en el SIMO y nos daba lo mismo dejarnos la voz allí.

Una de las cosas más impactantes sin duda fué “el túnel del tiempo” una de las mayores colas de todo el SIMO, la gente hablando maravillas de ese portal y tres azafatas y el inolvidable CiberManolo franqueaban la entrada… Dani, se ocupó de hacer imborrable ese y otros momentos!

Mención también a la casa domótica, la simulación de puenting y, como no, a la estrella de la feria:

Los WURLIES esos gusanillos “con truco” que me trajeron por la calle de la amargura mientras me estuve acordando. digamos que podría haber pagado 80 chicles con lo que me sablaron por esa… ese… cosa peluda a la que se le caían los ojos! Marga al menos tuvo más suerte y pilló un masajeador!

Estuvo bien la bebida colectiva de Helio (aunque no solucionó mi ronquera del día). Al final dejamos la feria cada uno con su globillo tan contentos y cargados de revistas hasta las cejas.

Vuelta al bus y comparación de resultados. La peña volvía rica (yo, en cambio, no tuve tanta suerte, me echaron hasta de la cola del USB)

Una de las cosas que más me gustó fué la vuelta en bus con la peñilla de 3º de teleco riendonos y hablando (yo hacia el final gesticulando) de temas varios. Y es que un Marcos sonámbulo, un par de canciones frikis de teleco y una mascota de nombre Mosfetín… dan mucho de que hablar.

Publicado en ETSIIT. Leave a Comment »

No lo intentes

¡No! no lo intentes. Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes.

Dicho por Yoda en “Star Wars episodio V: el imperio contraataca”

Publicado en Citas. Leave a Comment »

No crecer nunca

No se si vosotros recordareis vuestra primera visita al cine. Yo puedo recordar algunas cosas, aunque no la mayoría.

No sé bien cuantos años contaba por aquel entonces… quizás 7, quizás 8, quizás 9 o igual eran 10. La verdad es que por ahí. Pero no considero ese un dato especialmente relevante. No tan relevante como, por ejemplo, la primera impresión que me causó ver aquella gigantesca sala a oscuras (si, vivia en aquellos tiempos en los que todo te parace gigante)

La primera película que ví en la gran pantalla fué nada más y nada menos que “La bella y la bestia”. Creo que me ha vuelto tan súmamente exigente porque la primera película puso el listón muy alto. Una especie de “trauma infaltil” pero sin trauma (y ahora es cuando me metais por lo súmamente mal que me expreso).

Es que la verdad es que no hay nada mejor en este mundo que sentarte con el cartón de palomitas y la coca-cola (por supuesto los de mayor tamaño siempre) y empezar a ver una película. Desde esa primera vez que fuí ya me confieso adicta. Hasta el ruido de las palomitas ajenas de fondo en una película me parece música celestial.

Bueno, el caso es que el otro día no se me ocurrió nada mejor que sentarme frente al televisor en los tiempos de la televisión plana y el DVD y ponerme una película de esas que se lanzó en VHS, precisamente la primera que ví en el cine. Resulta sorprendente lo buena que me pareció esa película cuando era pequeñilla, pero lo que me resulta todavía más sorprendente es lo mucho que me gusta ahora de grande (en serio, peliculón, y quien opine lo contrario que se prepare para una crítica de tres posts mínimo)

En fín, hay gente del tipo “no creces nunca” e, inevitablemente, yo soy de ese grupo.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.